Un lunes es menos lunes si el fin de semana ha sido tan maravilloso como el que yo he tenido. Espero que el vuestro haya sido genial. Yo desde luego, empiezo la semana sintiéndome realmente afortunada.

El viernes llegó de Salamanca mi tía Rebeca porque venía a ver a Jamiroquai. Fuimos a cenar con nuestra mejor amiga Gloria a Masa Madre Vegan Food, un sitio de pizzas veganas que hay en Chueca que por cierto, es espectacular y cerramos la noche con una cerve en la Vía Láctea mientras nos poníamos al día.

El sábado empezamos el día paseando a Connor, hicimos una pequeña compra y al llegar a casa yo tenía que preparar las recetas de esta semana, así que Rebeca y yo nos pusimos a cocinar mientras bailábamos Shake it On de Jamiroquai.

Fue genial tener de pinche a mi tía Rebeca, os aseguro que si ya me lo paso bien cocinando, con ella, fue muchísimo mejor. Esta receta es la materialización comestible de ese buen rollo y el vínculo tan especial que tenemos entre nosotras. Os sugiero escuchar Too Young to die mientras preparáis esta receta porque ese toque tan funky de la salsa sólo se lo puede dar esta canción.

 

INGREDIENTES

Para los buñuelos verdes:

  • 1 brocoli
  • 200 gr de guisantes
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo
  • 5 cucharaditas colmadas de chía previamente hidratada
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • 125 gr de queso feta
  • Sal al gusto
  • Semillas de sésamo
  • Semillas de lino

Para la guarnición:

  • Mix de brotes de ensalada
  • Aguacate
  • Rabanitos
  • Avellanas

Para la salsa funky:

  • 2 zanahorias
  • 5 gr de jengibre fresco
  • 50 gr de vino blanco seco
  • 4 cucharadas de aceite de sésamo
  • 2 cucharadas colmadas de tahini
  • Pimienta blanca
  • Estragón
  • Mix de especias que lleva sal marina, pimentón verde en polvo, jalapeños, jengibre, ajo, cilantro, perejil y comino
Preparación Cocción Dificultad
30 min 45 min Fácil

PREPARACIÓN

Vamos a empezar con los buñuelos verdes. Cortamos el brocoli y en una cazuela lo ponemos a hervir. A mí no me gusta el brocoli muy cocido así que, lo dejo durante unos 5-8 min para que quede crujiente.

A continuación, escurrimos los guisantes y vamos añadiendo todos los ingredientes (menos las semillas de lino y sésamo) a la Thermomix o al procesador de alimentos que tengáis. Cuando el brocoli esté listo, lo añadimos también para triturar y hacer una mezcla homogénea.

Os quedará una masa ligera y cremosa. Para que tenga más consistencia y sea más fácil manipularla deberemos guardarla como unos 15 min en el frigorífico. Preparamos la bandeja del horno cubriéndola con papel vegetal.

Nos untamos las manos con un poquito de aceite de oliva y vamos cogiendo un poquito de nuestra mezcla y le damos una forma redondeada. Las colocamos en la bandeja y una vez tengamos las bolitas, espolvoreamos las semillas de sésamo y lino.

Ponemos el horno a  250ºC durante 15/20 min. Pasados esos 15 min. subimos la bandeja para que el calor les de  a nuestros buñuelos más directamente en la parte de arriba durante 10/15 min. porque así se compactarán más.

Mientras se hacen al horno nuestros buñuelos podemos ir preparando la salsa funky, que es súper fácil pero está muy rica. Al principio tenía pensado hacer otra cosa pero me dejé llevar por la música y acabó saliendo esto. De hecho, tras probarla creo que se me ha ocurrido una mejora y es que en vez de poner 50 gr de vino blanco podemos poner 25 gr y añadir un tomate natural pelado porque eso nos dará el resto del agua que necesitamos para que quede líquida y con una textura agradable. Para la versión «oficial» tenemos que pelar y trocear las zanahorias. Añadir todos los ingredientes al procesador de alimentos, batir y voilà! Salsa funky is ready to dance!

BUEÑOS VERES AL HORNO CON SALSA FUNKY

buñuelos verdes al horno con salsa funky

La ensalada será nuestra guarnición, siendo fresca y colorida. Además de añadir el resto de nutrientes que necesita la comida para que así sea un plato equilibrado.

Os aseguro que esta receta es de las mejores que he hecho, es una explosión de sabores que harán que vuestras papilas gustativas bailen al más puro estilo funky.

Sonaba Little L y la emoción de saber (aunque yo todavía no lo sabía, tenéis el resto de la historia en el postre) que en unas horas tendríamos a escasos metros a Jamiroquai fue nuestro postre, bueno eso y una delicias veganas de manzana y frambuesa que también estuvimos cocinando juntas, os dejo aquí la receta.

Espero que si os animáis a hacer estos buñuelos verdes al horno os gusten tanto como a nosotras y me digáis qué os parecen, ya sabéis que me encanta saber vuestra opinión.

YOU MIGHT ALSO LIKE

LEAVE A COMMENT