El hojaldre da la felicidad

Saber hacer las cosas hace que las valores mucho más. Esta ha sido la primera vez que he hecho hojaldre casero, bueno la segunda pero la primera vez hice una «receta express» y el resultado no tiene nada pero nada que ver. He usado una receta clásica de hojaldre de un libro de repostería de hace mil años. Me parece importante hacer de vez en cuando clásicos de la cocina o de la repostería para asentar unas buenas bases y luego poder hacer pequeños experimentos, como Picasso con el cubismo (llámame loca pero todo empieza haciendo croissants de mantequilla).

Esta receta no es para cualquiera y digo esto no porque no tengáis las habilidades si no porque os tiene que gustar amasar, tenéis que ser pacientes y sobre todo que no os importe echar el día entero en la cocina. La técnica no es difícil pero es una receta larga. Eso sí, el resultado y el sabor merecen la pena.

Suena Car Plane Pour Moi de Plastic Bertrand. ¿Preparados?

INGREDIENTES

  • 50 ml de leche
  • 25 g de la fresca (9 gr de levadura seca)
  • 250 g de harina de trigo floja
  • 250 g de harina de trigo de fuerza
    • Si tenéis harina panificable o de media fuerza, serían 500 gr de esa harina. 
  • 60 gr de panela o azúcar de coco (si os gustan más dulces podéis llegar a los 80 gr de panela)
  • 200 ml de agua
  • 10 g de sal
  • 250 g de mantequilla sin sal
  • 1 huevo, sal y  chorrito leche para pintar

PREPARACIÓN

En un cazo a fuego bajito calentamos un poquito la leche y le añadimos la levadura para que se integre bien. Reservamos.

En un bol mezclamos las harinas, el azúcar, la sal, la mezcla de leche y levadura y el agua. Empezamos amasando en el bol con una espátula y cuando haya cogido consistencia, enharinamos la mesa y seguimos trabajando sobre dicha superficie la masa. Nos tiene que quedar una masa fina, elástica y brillante.

Dejamos reposar la masa 10 minutos y ahora la amasamos bien, con ganas, dándole golpes sobre la encimera para que se desarrolle bien el gluten. Con un rodillo la estiramos y hacemos un rectángulo como de unos 50cm x 25 cm de ancho.

En una bandeja de horno cubierta con papel de horno ponemos la masa, la tapamos con papel film y la metemos en el frigorífico durante al menos 1 hora, yo la tuve 4 horas.

Cogemos un papel de horno, lo doblamos a la mitad y entre medias ponemos los 250 gr de mantequilla que tiene que estar súper fría. Le damos unos golpecitos con el rodillo y la vamos estirando poco a poco. Metemos nuestra placa de mantequilla en el frigorífico durante 1 hora.

Primer pliegue: sacamos la masa del frigorífico y la estiramos un poquito. Colocamos la placa de mantequilla en la mitad de la masa dejando un borde de aproximadamente 1cm y la otra parte de la masa la doblamos para tapar la mantequilla, es como si estuviéramos haciendo un bocata de mantequilla con futuro hojaldre. Los bordes de la parte superior e inferior tienen que coincidir y los pegamos un poquito, aplastando un poco la masa con los dedos.

Metemos al frigorífico durante 4 horas.

Segundo pliegue: Sacamos la masa del frigorífico. Enharinamos la superficie y vamos estirando la masa poco a poco hasta tener un rectángulo bastante alargado. Doblamos hacia el centro 1/3 de la masa y el otro por encima. Es importante que los bordes coincidan y los aplastamos un poquito.

NOTA: id revisando que tenéis la superficie bien enharinada para que no se os pegue la masa.

Volvemos a meter nuestra masa en la bandeja del horno y a la nevera durante 30/40 minutos.

Tercer pliegue: Sacamos la masa de la nevera, enharinamos la superficie y cuando tengamos un rectángulo bastante alargado. Esta vez doblamos 1/4 de la masa hacia el centro y lo mismo con el lado opuesto. Tienen que estar cerca pero que no se toquen y luego uno de los lados lo volvemos a doblar, como si fuera un libro. Nos tienen que quedar 4 pliegues.

Volvemos a dejar la masa en la bandeja del horno y la metemos en la nevera durante 30/40 minutos.

¡Último estirado! Sacamos la masa de la nevera, la estiramos hasta tener un rectángulo de 50x25cm aproximadamente y marcamos triángulos de unos 6-8 cm de base. Los cortamos y los pasamos a nuestra bandeja de horno para meterlos en el frigo durante unos 20 minutos.

Pasado ese tiempo, ha llegado la hora, vamos a formar nuestros croissants. Para formar los croissants hacemos un pequeño corte (longitud de 1cm) en el centro de la base del triángulo y enroscamos la masa. El pico de la masa os tiene que quedar mirando para abajo para que no se abran al hornearlos.

Vamos poniendo nuestros croissants de mantequilla formados en una bandeja de horno. Yo he usado dos bandejas con 6 croissants en cada una de ellas. Los pintamos con la mezcla de huevo, leche y sal, los tapamos con film y los dejamos reposar durante 2 horas o hasta que hayan doblado su tamaño.

Cuando hayan doblado su tamaño, ¡ya están listos para hornear! Empezaremos horneándolos a 200ºC durante 6 minutos y luego bajamos el calor a 180ºC y los dejamos otros 12 minutos.

Espero haberme explicado bien, la verdad que esta receta merece un vídeo. Si queréis que haga un vídeo paso a paso de esta receta de croissants de mantequilla, dejadme un comentario 😉

Es un proceso largo pero como ya os he dicho, merece la pena.

¡Hasta la próxima receta!

YOU MIGHT ALSO LIKE

LEAVE A COMMENT