Okra, ese pimiento verde raro, por definir a esta verdura de alguna manera, que no me atrevía a probar. Llevo viendo esta verdura originaria de África desde hace años. Siempre que paso por las fruterías de Lavapiés me quedo hipnotizada observando sus productos como si de un museo se tratara.

Hace no mucho que descubrí que el okra se llamaba okra pero me “tiraba un poco para atrás”, no me digáis porqué pero pensé que no me iba a gustar su sabor. El otro día, me dije: a ver Laura, si nunca lo has probado como *¡!@nes vas a saber si te gusta o no (una gran fase que mi padre me decía muy habitualmente cuando era niña) y oye… pues qué razón tenía.

Cogí como unos 250 gr para probar, por si acaso y ¡madre mía! ¡ME ENCANTA COMO SABE! Además, buscando más información sobre esta verdura, porque he tenido que buscar y leer para saber y aprender a cocinarla, me he enterado que tiene un 21% de proteína, entre otras muchas propiedades.

Después de mucho investigar recordé que en el libro: La India Vegetariana de Meara Sodha había una receta con okra, así que la hice. No he seguido la receta al pie de la letra, por eso os quiero dejar por aquí mi versión pero os aseguro que os hará viajar directamente a la India.

Suena Title Music de Satyajit Ray, una de las canciones de la banda sonora de Viaje a Darjeeling (Wes Anderson) porque esta película me hace viajar y hoy, me encantaría estar haciéndolo.

PreparaciónCocciónDificultad
10 min25 minBaja

2 personas (entrante) o 1 persona (plato único)

Si queréis hacerlo para más gente tan sólo tenéis que duplicar o triplicar las cantidades.

INGREDIENTES

  • 250 gr de okra
  • 2 patatas medianas tirando a pequeñas
  • 15 gr de semillas de sésamo tostadas
  • 4 cucharadas de AOVE
  • 1 cucharadita de semillas de mostaza
  • 6 hojas de curry frescas (yo las he comprado en makro)
  • 1 diente de ajo cortado en láminas súper finitas
  • 1 cucharadita de Cayena en polvo
  • 1 cucharadita de pimentón agridulce
  • 1 cucharada de pasta de tamarindo
  • 1 cucharadita de curry
  • 2 cucharaditas de comino en polvo
  • Una pizca de pimienta negra
  • 1 cucharadita de sal
  • 125 ml aproximadamente de agua

PREPARACIÓN

  1. Lavar y cortar en gajos las patatas.
  2. Lavar el okra y quitarle la parte superior del tallo.
  3. En una sartén a fuego medio echamos el aceite de oliva, cuando haya cogido temperatura añadimos el comino, las semillas de mostaza y las hojas de curry.
  4. Cuando estén salteadas, añadimos el ajo y dejamos que se sofría unos 2-3 minutos.
  5. Incorporamos las patatas y les damos un par de vueltas para que se integren bien con el resto de ingredientes.
  6. Añadimos el agua y tapamos la sartén.
  7. Dejamos cocer durante 5-6 minutos. Estad atento porque si el agua se evapora muy rápido, tendréis que añadir un poquito más de agua para que no se quemen los ingredientes y si os queden pegados.
  8. Incorporamos el okra, un poquito más de agua y volvemos a tapar la sartén, dejando que se cueza durante unos 8 minutos más.
  9. Añadimos la cayena, el pimentón, el curry, la sal, las semillas de sésamo tostado y la pasta de tamarindo y removemos.
  10. Dejar cocer con la tapa puesta durante 5 minutos más.
  11. Comprobamos que las patatas y el okra están blandos y retiramos del fuego.
  12. Sirve en un plato y ¡a comer!

Descubrir y probar nuevos sabores es siempre toda una aventura. Habrá veces que el resultado no nos guste pero habrá muchas otras que nos encante. Escribo esto para recordaros y recordarme que nunca dejemos de probar cosas, independientemente del resultado.

Espero que os animéis y hagáis esta receta, ¡nos vemos en la próxima!

YOU MIGHT ALSO LIKE

LEAVE A COMMENT