Últimamente todo me parece una mierda, como ya decía Astrud. Aquella canción rezaba: «todo nos parece una mierda, menos lo nuestro«. Y…¿qué es lo nuestro? EL PAN.

Y esta vez os traigo un pan de cebolla y aceitunas negras. A ver, no soy una dramas pero tampoco vivo en los mundos de yupi y ser consciente de la situación actual me preocupa, creo que como a todos. Internamente estoy tranquila y de hecho soy bastante afortunada pero la situación en general es complicada.

Evidentemente, suena Todo Me Parece Una Mierda de Astrud, vamos a ver si lo mejoramos con un poco de pan, ¿no?

NOTA: Si lo guardáis envuelto en un trapo o en una bolsa dura unos 5 días.  

INGREDIENTES

  • 250 gr de harina de fuerza
  • 160 gr de agua
  • 5 gr de levadura
  • 5 gr de sal (yo he usado sal roja)
  • 15 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • Un chorlito de aceite para untar el recipiente donde dejaremos reposar la masa
  • 2 cebollas moradas pequeñas
  • 2 cucharadas colmadas de panela
  • 20 gr de aceitunas negras fileteadas (o las troceamos nosotros)
  • Mix de semillas (opcional)

PREPARACIÓN

Preparación / Reposo Cocción  Dificultad
30 min / 2 horas aprox 30 min Baja

En un bol echamos la harina de fuerza y la levadura. Mezclamos bien. Añadimos la sal y la mantequilla a temperatura ambiente y seguimos mezclando. Vamos añadiendo el agua poco a poco. Es una masa bastante pegajosa, así que intentad amasar en el bol todo lo posible y cuando la masa haya cogido cuerpo la pasáis a la mesa donde terminaréis de darle caña. Os tiene que quedar una masa elástica con la que podamos posteriormente trabajar con facilidad. Si tenéis máquina, podéis hacer todo este proceso directamente en ella.

Untamos un bol con aceite de oliva, metemos la masa y cubrimos el bol con papel film. Dejamos reposar la masa durante 1 hora aproximadamente o hasta que doble su tamaño. Esto depende un poco de la temperatura ambiente, a más temperatura más rápido crece.

Mientras tanto, aprovechamos este rato para filetear las aceitunas y vamos cortando la cebolla en juliana. En una sartén a fuego lento ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva, la cebolla y cuando se haya empezado a pochar añadimos la panela y removemos hasta que esté lista.

Enharinamos un poquito la superficie donde vayamos a trabajar y dividimos en tres nuestra masa. Hacemos tiras y las estiramos con un rodillo. Os tienen que quedar tres rectángulos. Ponemos cebolla y aceitunas en el centro de nuestro rectángulo a lo largo y lo doblamos a la mitad. Hacemos rodar un poquito la masa y dejamos que repose 10 minutos. Esto lo hacemos con las tres partes en las que hemos divido la masa. Ahora juntamos los tres extremos de nuestra masa y hacemos una trenza. Metemos los bordes hacia dentro. Colocamos papel de horno en una bandeja de horno y dejamos reposar nuestra masa entre 30 y 50 minutos. No nos olvidemos de tapar la masa con un paño enharinado.

10 minutos antes de que nuestra masa haya terminado de fermentar, precalentamos el horno a 180ºC.

Si vais a añadir semillas en la parte de arriba del pan, tenéis que pintarla un poquito con agua y luego echar las semillas. Si pasáis de las semillas, este paso te lo saltas.

Metemos nuestro pan durante 30 minutos a 180ºC (yo he usado el modo aire) y ¡magia! Ya está listo nuestro pan de cebolla y aceitunas negras pero no seáis ansiosos y dejad que se enfríe durante unos 30 minutos encima de una rejilla.

Espero que os guste y que la espera haya merecido la pena… ¡a comer!

YOU MIGHT ALSO LIKE

LEAVE A COMMENT