Sabores terrosos, dulces y salados en cada bocado

Menudo día gris y oscuro, yo que hoy quería hacer mil fotos… La Luz ha hecho que mis planes cambien radicalmente. Llevo francamente mal tener tan pocas horas de luz al día, pero bueno… es lo que hay.

Esta receta de tallarines con setas y salsa de castañas es diferente, a los amantes del contraste dulce-salado, os va flipar.

Una de las muchas cosas buenas que trae la lluvia, son las setas y aprovechando que son uno de los productos estrella del otoño, no he podido evitar comprar setas de todas las formas y colores para cocinar con ellas estos tallarines.

Además, he pensado que usando otro de los productos de temporada, las castañas, quedaría una combinación de sabores súper potente, esa mezcla dulce-salado con los toques de tierra de las setas.

La verdad, me he llevado toda una sorpresa al saborear lo rico que está esté plato, así que, sin más dilación… ¡os doy la receta!

Suena Las Simples Cosas de Chavela Vargas.

INGREDIENTES

Para la salsa de castañas

  • 150 gr de castañas
  • 1 cebolla mediana
  • 1 diente de ajo
  • sal (yo he usado una que tengo que es sal de boletus)
  • 200 ml de zumo de naranja
  • 200 ml de leche de nuez o de almendras
  • 200 ml de nata de almendras

Para los tallarines

  • 200 gr de tallarines
  • 350 gr de vuestras setas favoritas: aquí hay boletus, níscalos, trompetas…
  • Unas lascas de queso (yo he usado un queso comté que compré en Formaje hace algunas semanas pero un parmigiano también le quedará genial o si eres vegano, sin queso)
  • 10 gr de croccanti de almendras (opcional)
  • 10 gr de nueces pecanas (opcional)

PREPARACIÓN

Para la salsa de castañas:

Lavamos bien las castañas, les hacemos un corte superficial y en un cazo con abundante agua dejamos que hiervan durante 10 minutos. Dejamos que se enfríen, quitamos la piel y fileteamos.

Mientras tanto, en una sartén a fuego medio ponemos 3 cucharadas de AOVE, la cebolla y el ajo bien picaditos y dejamos que se vayan dorando en lo que pelamos las castañas.

Cuando la cebolla y el ajo estén doraditos, añadimos las castañas y removemos bien. Añadimos la sal y si queréis, una pizca de canela y seguimos removiendo.

Ahora entran en acción el zumo de naranja, la leche de nuez y la nata de almendras. Bajamos un poquito el fuego y removemos durante 15-20 minutos hasta que poco a poco nuestra salsa empiece a reducir y coja consistencia de salsa y no sea mega líquida.

Reservamos.

Para las setas: 

Lavamos súper, súper bien las setas, las troceamos y en una sartén con un chorro de aceite las salteamos. Añadimos un poquito de sal, que ayudará a que pierdan más agua y las salteamos. Es importante que no nos queden blandurrias ni pasadas, tienen que estar al dente para poder disfrutar al máximo de sus sabores y texturas.

Reservamos.

Para la pasta: 

En una olla con abundante agua, cocemos la pasta, aquí el tiempo de cocción dependerá de vuestros tallarines. Los míos han tardado 6 minutos. Cuando estén listos, escurrimos bien y en esa misma olla ponemos nuestra salsa de castañas y volvemos a echar los tallarines escurridos para que todo se integre bien.

Emplatar:

  1. Los tallarines ya mezclados con la salsa de castañas
  2. Nuestras setas salteadas
  3. Un poquito de crocante de almendra y nueces pecanas
  4. Las lascas de queso
  5. ¡A comer!

Espero que probéis esta receta, yo creo que os va a sorprender y si es así, ¡quiero saberlo!

YOU MIGHT ALSO LIKE

LEAVE A COMMENT